pop imap exchange blog

Correo electrónico profesional: ¿POP, IMAP o Exchange?

¿Tienes un correo POP, IMAP o Exchange? ¿No sabes cuál elegir para tu correo electrónico profesional? O, directamente, ¿sabes que quieres una solución más potente pero no sabes cuál elegir? No te preocupes. En este post te vamos a explicar las opciones del mercado para gestionar el email de tu negocio y las diferencias entre las cuentas POP, IMAP y Exchange.

 

Opciones para tu correo electrónico profesional:

 

Cuentas POP

En 1984 nace un protocolo de correo electrónico llamado POP (Post Office Protocol). Para explicarlo de manera sencilla, estas cuentas funcionan como si fueras a recoger un paquete de cartas que ha llegado a la oficina de correos. Cuando ya la tienes en casa (o sea, en tu disco duro), estos correos dejan de estar en el servidor. No tienes ninguna copia de seguridad.

En su día, el hecho de poder conectarse puntualmente al servidor y descargar sólo aquello que nos interesaba era incluso algo positivo, ya que en esos años el espacio de almacenamiento era limitado.

 

IMAP 

Las cuentas IMAP surgen después de las cuentas POP. Según iba aumentándose la velocidad de Internet, no tener nuestro correo electrónico actualizado y no poder consultarlo desde diferentes dispositivos hizo necesario el desarrollo de estas cuentas IMAP. Para entender las cuentas IMAP, puedes imaginar a un cartero que deja tus mensajes en un buzón cerca de casa (un servidor) para que puedas consultarlo cuando necesites.

Puedes acceder desde distintos dispositivos a tus correos electrónicos y, además, tus correos estarán siempre disponibles en ese servidor. ¿El único problema? La capacidad de ese servidor: si no mantienes ordenado y limpio tu buzón de correo electrónico o necesitas mantener documentos pesados, muy probablemente, te faltará espacio y esto podría rechazar algunos emails entrantes.

 

Exchange

Se creó para mejorar la conectividad con las aplicaciones, de forma que, además de sincronizar el correo electrónico, también fuera capaz de sincronizar calendarios y contactos: lo que puede suponer un gran ahorro en tiempo para tu organización. Con Exchange, ese cartero se habría convertido en un dios omnipresente, capaz de distribuir tus emails a todas horas y de garantizar la seguridad de tus emails.

Las cuentas Microsoft Exchange están almacenadas en la nube y cuentan con un buzón por usuario de 50 Gigas (mucho superior al espacio que se ofrecen en cuentas IMAP) y permite adjuntar archivos de 150 megas en tus emails. Además, sus protocolos de seguridad están muy avanzados, garantizando un 80% menos de SPAM y menos riesgo en tus comunicaciones.

 

Conclusión:

Tu eliges el tipo de cartero que quieres que gestione tu correo electrónico. Si te decides por una cuenta POP, sabes que no podrás consultar un correo que ya has abierto desde otro dispositivo y que no habrá copias de seguridad en tu servidor. Si optas por una IMAP, tendrás tus correos siempre disponibles y estarán en tu servidor (la seguridad en este caso dependerá del propio servidor y sus copias). Si finalmente, decides invertir por una solución profesional, con seguridad avanzada o necesitas trabajar en movilidad y conseguir una gestión total de tus contactos y calendarios, no lo dudes: Exchange es la opción para tu email empresarial.

 

¿Quieres conocer a fondo la solución Office 365? En su plan básico, por menos de 15 céntimos al día, dispones de Microsoft Exchange con aplicaciones para mejorar tu productividad como Skype Empresarial, OneNote, Yammer (red social corporativa), espacio de almacenamiento en la nube… Si estás buscando una solución de correo empresarial, ¡mira todo lo que puedes conseguir con Office 365!

 

¿Te ha parecido interesante este post? ¡Comparte las diferencias entre POP, IMAP o Exchange con tus contactos!

0 comentarios

Comentarios

¿Quieres preguntarnos algo? ¿Tienes algo que añadir? ¿Una propuesta para un nuevo artículo? Esperamos tus comentarios ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>